La finalidad del CV no es otra que presentar tu perfil profesional y despertar en la empresa el deseo de conocerte mejor. Por lo tanto, no sirve un sólo currículum para todas las ofertas o empresas.

En cada una se pueden valoran aspectos diferentes (experiencia, formación, características personales,...), por lo que deberás personalizarlo para que se adapte a unos u a otros requisitos, siendo entonces necesario que mantengas un control sobre los distintos modelos de CV que utilices y saber a quien se los envías.

Además, recuerda que la persona que lo vaya a leer buscará claridad, que la información que contiene esté bien organizada y estructurada, de forma que le resulte sencillo encontrar aquiello que busca, ya que es muy posible que tenga que analizar muchos otros.

Por estos motivos, salvo que busques trabajo en ocupaciones relacionadas con la creatividad (publicidad, diseño gráfico...), lo mejor es hacer un currículum visualmente limpio y con una estructura clásica. Y ésto lo puedes lograr:

  • Empleando un papel (o un fondo, si lo haces en soporte informático) blanco o muy claro con la letra negra o en un color oscuro con contraste, sin dibujos, filigranas o imágenes de fondo.

  • Utilizando un tipo de letra fácil de leer, con un tamaño suficiente (ni demasiado pequeña que dificulte la lectura, ni demasiado grande que aumente la extensión del CV innecesariamente).

  • Incluyendo una fotografía tuya que sea de calidad, actual, sin efectos o montajes y cuidada (no es obligatorio incluirla, pero si lo haces, atiende a este consejo). Aunque no es imprescindible, salvo que se pida expresamente, siempre es interesante para que se asocie la información de tu currículum con tu imagen.

  • Agrupando la información por ámbitos (un apartado de "datos de contacto", otro de "formación", de "experiencia profesional"…) y, muestra primero los datos más recientes y relevantes para el puesto al que optas, porque serán los que más interesen a la persona que lo analice.

  • Es recomendable orientando tu CV a tus competencias, resaltando lo que puedes hacer y lo que puedes aportar a la empresa.

  • Salvo que se pida expresamente, no enviando currículos manuscritos porque dificultan su lectura y comprensión.

  • Empleando frases cortas con mensajes claros, sin grandes redacciones ni recursos literarios (¡salvo que sea exigencia del puesto!).

  • No incluyendo TODA la información de la que dispones, si no la que sea relevante para el puesto.

  • Y en cuanto a tus aficiones, intereses o experiencias no laborales, non incluyéndolas salvo que complementen la información de interés para el puesto.

  • Es muy importante que aparezcan tus datos de contacto, ofreciendo alternativas para que puedan escoger cómo contactar contigo por diferentes vías.

  • Empleando una cuenta de correo electrónico diferente para uso profesional de la que tienes para uso personal, ya que así puedes tener una "identidad digital" profesional diferente y separada de la personal en Internet.

  • Asegurándote siempre, antes de enviar un nuevo CV, que la información que contiene está actualizada y que no te falta por incluir ningún contenido relevante.

 

En este documento te presentamos algunos consejos básicos a tener en cuenta para preparar tu mejor currículum y tu carta de presentación:

Documento con consejos para la elaboración de tu currículum